Capital ubicada al este de Canadá. Fundada por Samuel de Champlain en 1608. Su centro histórico, un recinto amurallado de estilo francés del siglo XVIII, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985.

Quebec posee un gran encanto, se trata de la segunda ciudad más poblada de Canadá y al ubicarse en la parte francófona del país casi todos sus habitantes hablan francés. No es el destino ideal para aquellos que quieren mejorar su inglés, para eso recomendamos Toronto o Vancouver, pero aun así, merece la pena hacer una escapada para visitar esta ciudad.

Hoy te dejamos este top de lo que no puedes perderte:

The Sainte-Anne-de-Beaupré Shrine

Esta impresionante basílica de casi 400 años de antigüedad es uno de los edificios más bellos de toda la ciudad de Quebec. Durante todos sus años de historia, se ha llegado a convertir en una de las iglesias que más peregrinos atrae a lo largo del año.

Viejo Quebec

Sin lugar a dudas unas de las mejores actividades que podrás realizar en esta ciudad canadiense, es perderse por las calles más antiguas de toda Norteamérica. Patrimonio natural de la UNESCO, en el viejo Quebec se ubican varios de los lugares más relevantes e históricos de todo el país. Este barrio o distrito es perfecto para verlo en un día. La zona te puede ofrecer desde iglesias con varios siglos de antigüedad hasta restaurantes de primer nivel.

Museo de la Civilización y Basse Ville

Este museo es uno de los más llamativos para ver en Quebec, gracias a sus exposiciones podrás disfrutar de la evolución que ha experimentado la ciudad y el país canadiense en general. Está ubicado cerca del río San Lorenzo, en la parte baja de la ciudad.

Parlamento

Construido a finales del siglo XIX, este impresionante edificio se encuentra encima de la colina parlamentaria, muy cerca de las murallas del casco antiguo de la ciudad. Su estilo arquitectónico, segundo imperio, fue muy popular en Estados Unidos y Europa en el momento en el que se construyó. Está rodeado de numerosas estatuas, todas ellas gente muy reconocida dentro de la ciudad y de Canadá.

Catedral Notre Dame du Quebec

Es una pequeña basílica que se encuentra en el corazón de Quebec, además de ser la más antigua en Canadá y Estados Unidos. No es una gran construcción, pero su altar dorado es precioso. Se construyó originalmente en 1647, pero ha sido destruida dos veces: durante el asedio de Quebec en 1759 y un desafortunado incendio en 1992.

Battlefields Park

Es el parque más grande de toda la ciudad y su pulmón verde. Recibe su nombre, debido a que antiguamente en los terrenos que ocupa se libraron grandes batallas que cambiaron el destino de la ciudad.

Château Frontenac

Sin lugar a dudas, uno de los edificios más espectaculares que ver en Quebec. Este inmenso hotel, ha sido protagonista en innumerables series o películas además de hospedar a todas las grandes celebridades que visitan esta ciudad canadiense. Se construyó encima de una colina, algo que lo hace todavía más impresionante, fue financiado por una empresa de ferrocarriles en los últimos años del siglo XIX. Es uno de los hoteles más fotografiados del mundo, debido a su belleza y su clásico estilo de castillo francés.

Universidad Laval

Una de las universidades más importantes de todo el país, fundada a mediados del siglo XVII por el primer obispo de Nueva Francia. Entre sus muros han estudiado algunas de las personalidades más importantes de toda Canadá, saliendo varios ministros de ahí. Este recinto tiene la particularidad de que da todas sus clases en francés.

Isla de Orleans

Está situada muy cerca del centro de Quebec y pisarla es como hacer un viaje en el tiempo. Tiene unas calles con tiendas medievales y restaurantes antiguos. Al pasear por esta isla te parecerá que has cambiado tanto de ciudad como de época. Es sin duda alguna, una experiencia inolvidable.

Cascadas de Montmorency

Son mucho más altas que las Niágara y por supuesto una visita imprescindible que ver en Quebec. Es una experiencia única por la fuerza que tiene el agua y los enormes bloques de hielo que hay alrededor de la cascada. Lo mejor de la visita es que puedes ver la caída de agua, con vistas desde un puente.

Porte St. Louis

La Porte St. Louis es una de las puertas principales de entrada a la parte fortificada de Quebec. Está perfectamente conservada y llama mucho la atención cómo al pasar por ella de un lado a otro, parece que estás en ciudades distintas. No te la pierdas de noche, está preciosa iluminada.

Citadelle de Quebec

La ciudadela de Quebec es la construcción militar más antigua de Canadá, fue construida con el objetivo de proteger la ciudad, en 1673. Allí se encuentra la residencia del gobernador del país, además de seguir sirviendo como una instalación militar, igual que en sus orígenes.

Con información de growproexperience.