El Museo del Louvre fue inaugurado el 8 de noviembre de 1793, es considerado el museo más importante del mundo, por la riqueza de sus colecciones y por la influencia que ha ejercido en los restantes museos del planeta.

La apertura del Louvre en 1793 significó, dentro de la historia de los museos, el traspaso de las colecciones privadas de las clases dirigentes (monarquía, aristocracia e Iglesia) a galerías de propiedad pública para disfrute de la sociedad.

En sus modificaciones arquitectónicas y decorativas han intervenido múltiples artistas a lo largo de varios siglos, desde Claude Perrault y los pintores Simon Vouet y Charles Le Brun en el XVII hasta Delacroix y Georges Braque, quienes pintaron algunos de sus techos.

El complejo del Louvre se ubica a orillas del río Sena, al noroeste de la Isla de la ciudad donde se encuentra la Iglesia de Notre-Dame. Extendiéndose a lo largo de 40 hectáreas, el conjunto de palacios y jardines forma tres grandes plazas. La interior, llamada “Plaza Cuadrada”, fue completada por Napoleón I y se halla definida por 4 pabellones.

Formado a partir de las colecciones de la monarquía francesa y las expediciones realizadas durante el imperio Napoleónico, mostrando un nuevo modelo de museo.

El Museo del Louvre se encuentra alojado en el Palacio del Louvre, una fortaleza del siglo XII que fue ampliada y reformada en diversas ocasiones. Antes de que se convirtiera en museo, algunos monarcas como Carlos V y Felipe II utilizaron el palacio como residencia real en la que acumulaban sus colecciones artísticas.

Tras el traslado de la residencia real al Palacio de Versalles, el impresionante edificio de 160,000 metros cuadrados comenzaría su proceso de transformación en uno de los museos más importantes del mundo.

En 1989 se construyó una pirámide de cristal rompiendo la monotonía de los grandes bloques grises del museo, que en la actualidad sirve como puerta de acceso.

Las colecciones

Antigüedades egipcias

Esta colección tiene más de 50,000 piezas, que incluye artefactos de las civilizaciones del Nilo que datan del 4000 a. C. La colección describe la vida egipcia que abarca el Antiguo Egipto, el Imperio Medio, el Imperio Nuevo, el arte copto y los períodos romano, ptolemaico y bizantino. ​

Antigüedades del Cercano Oriente

Las antigüedades del Cercano Oriente, uno de los departamentos más recientes, data de 1881 y presenta una descripción general de la civilización temprana del Cercano Oriente y los «primeros asentamientos», antes de la llegada del Islam. El departamento está dividido en tres áreas geográficas: Levante, Mesopotamia (Irak) y Persia (Irán).

Griego, etrusco y romano

El departamento griego, etrusco y romano exhibe piezas de la cuenca mediterránea que datan del Neolítico al siglo VI. La colección abarca desde el período de las Cícladas hasta el declive del Imperio Romano. Este departamento es uno de los más antiguos del museo. Inicialmente, la colección se centró en esculturas de mármol, como la Venus de Milo. En el siglo XIX, el Louvre adquirió obras como jarrones de la colección Durand, bronces como el Vaso Borghese de la Biblioteca Nacional de Francia.

Artes del islam

Este departamento, creado en 2003, reagrupa las colecciones provenientes del área situada entre España y la India y datan del origen de la civilización islámica hasta el siglo XIX.

En esta coleccion se encuentran muchas joyas del arte islámico: como el Píxide de Al-Mughira, una caja de marfil del año 968 elaborada en el califato de Córdoba; Le Plat au Paon, una importante cerámica otomana, y sobre todo el Baptisterio de San Luis, una de las más célebres y enigmáticas piezas de este arte, creada por Muhammad ibn al-Zayn a comienzos del siglo XIV.

Pintura

El Louvre alberga varias de las obras maestras del arte universal. Aquí se encuentra La Gioconda, siendo la más célebre, debido a Leonardo Da Vinci, así como La encajera de Vermeer, la serie de grandes pinturas de La Vida de María de Médicis de Rubens, La coronación de Napoleón de Jacques-Louis David y La Libertad guiando al pueblo de Delacroix.

En general La colección del Louvre comprende cerca de 300,000 obras anteriores a 1948, de las que se exponen aproximadamente 35,000.

Entre las pinturas más importantes del museo, merece la pena destacar las siguientes:

  • La Gioconda de Leonardo da Vinci.
  • La Libertad Guiando al Pueblo de Delacroix.
  • Las Bodas de Caná de Veronés.
  • Entre las esculturas las obras más sobresalientes son:
  • La Venus de Milo de la Antigua Grecia.
  • El escriba sentado del Antiguo Egipto.
  • La Victoria Alada de Samotracia del periodo Helenístico de la Antigua Grecia.