Una pequeña caleta con una playa de arena dorada, rodeada de una vegetación exuberante, se puso en la mira del mundo en 1963, cuando Hollywood le dio una enorme publicidad al convertirla en escenario de la película La noche de la iguana.

Mismaloya es la playa de Puerto Vallarta donde comenzó todo, una playa que cambió el futuro y la fortuna de todo un pequeño pueblo mexicano, transformando a Vallarta de un pequeño y pintoresco pueblo de pescadores a un gran destino turístico de renombre mundial.

La película La noche de la iguana (que fue el inicio de esta transformación) es una adaptación de la obra de teatro homónima escrita por Tennessee Williams, dirigida por John Houston. En la playa de Mismaloya se instaló el set de la película protagonizada por Richard Burton, quien por ese entonces había iniciado un sonado romance con la actriz Elizabeth Taylor.

Todas las playas del Estado de Jalisco tienen un encanto especial y un sinfín de atractivos para todos los gustos y edades, pero en esta ocasión nos concentraremos en Mismaloya, sus atractivos y su playa.

Es un hermoso lugar que es el resultado de la fusión de las onduladas colinas verdes de la Sierra Madre Occidental que se funden con las cálidas aguas del Océano Pacífico.

Mismaloya en sí es un pequeño pueblo (el nombre se deriva de una palabra náhuatl Michmaloyan que significa “el lugar donde se puede pescar con las manos”) y una playa de arenas claras en una hermosa bahía rodeada de jungla verde.

Antes de la llegada de John Huston a Puerto Vallarta, cuando pasó buscando locaciones en México para su siguiente película, “La Noche de la Iguana” en 1963, el pueblo y el área eran solo una pequeña playa paradisíaca junto al mar conocida localmente, y solo por unos pocos aventureros. artistas y viajeros.

No había una carretera de Vallarta a Mismaloya, ni siquiera había planes de tener una, la única forma de llegar allí era de la misma manera en la que vas a los pequeños pueblos y playas más al sur a lo largo del borde de la Bahía de Banderas, por mar.

Ubicado a 20 kilómetros de Puerto Vallarta, este pequeño enclave llamado Mismaloya es una opción perfecta para descansar en familia en sus 250 metros de playa de fina arena, nadar en sus aguas tranquilas, remar sobre un kayak, probar el paddleboard, comer mariscos y pescados en los restaurantes con vista al mar, explorar el set de filmación de La noche de la iguana, hacer excursiones a los islotes que conforman el Parque Nacional Los Arcos, visitar el parque El Edén, donde se filmó la película Depredador, protagonizada por Arnold Schwarzenegger o subir hasta el mirador para ver unos atardeceres inolvidables.

En la playa encontrarás varios restaurantes rústicos, principalmente pequeñas palapas a la orilla del mar que ofrecen cervezas y cocteles fríos y pescado fresco a la parrilla, en la parte norte de la bahía hay un gran hotel, el Barceló Puerto Vallarta, que en el pasado se conocía como “La Jolla de Mismaloya”, es el único hotel y resort junto a la playa aquí (tampoco hay espacio para más).

Aunque la mayoría de la gente no necesitará mucho más que el hermoso escenario de arena, mar y palmeras, la misteriosa selva montañosa circundante poblada por una sorprendente variedad de aves, armadillos, venados, jaguares y muchas otras especies (lea sobre la diversidad biológica de la zona), donde el río Mismaloya se encuentra con el mar.

Si estás en la parte sur de la playa en Mismaloya, a un kilómetro al norte y en el mar se puede ver la reserva ecológica de Los Arcos.

Este conjunto de islotes de rocas de granito está habitado por una impresionante variedad de especies tanto terrestres como acuáticas y es el favorito de los buceadores, los pescadores en el pasado y ahora en su mayoría cruceros y tours que pasean por la bahía. Hay una asombrosa variedad de colorida vida marina que se encuentra bajo el agua en el área de Los Arcos por lo que hay tours que van desde la playa.

Además, desde allí es posible organizar pequeñas excursiones a las cercanas playas de Yelapa, Quimixto y Las Ánimas.