El colapso de un glasiar en la India dejó al menos 26 muertos.

Dentro de una central hidroeléctrica quedaron atrapados tres decenas de trabajadores en un túnel después de que parte de un glaciar del Himalaya se desprendió.

Más de dos mil miembros del Ejército, grupos paramilitares y policías participaban en las operaciones de búsqueda y rescate en el estado norteño de Uttarkhand tras el desastre del domingo, en el que murieron al menos 26 personas y 165 desaparecieron. La riada arrastró viviendas, destruyó una presa y causó daños en otra.

Los trabajos se centraban en rescatar a 37 trabajadores bloqueados en un túnel en una de las plantas hidroeléctricas afectadas. Había excavadoras en el lugar para asistir en los esfuerzos.

El túnel está lleno de escombros, que han llegado del río. Estamos utilizando máquinas para despejar el camino”, dijo H. Gurung, oficial de la Policía de Frontera Indo-Tibetana, un cuerpo paramilitar.

Las autoridades creen que podría haber muchos más muertos y están utilizando botes para buscar cuerpos río abajo. Los agentes también recorrían las riveras a pie y utilizaban binoculares en busca de cadáveres que hubiera podido arrastrar el agua.

Un desprendimiento en el glaciar Nanda Devi el domingo por la mañana provocó las inundaciones al liberar agua atrapada tras el hielo. Los expertos señalaron que el desastre podría estar relacionado con el calentamiento global, y se envió por aire un equipo de científicos al lugar el lunes para investigar lo que había ocurrido.