Hoy Emma Watson llega a su cumpleaños número 31 este 15 de abril.

Aunque la actriz se dio a conocer con el personaje de la estudiante de magia y hechicería Hermione Granger en la saga de Harry Potter, Emma Watson supo abrirse un camino propio.

Durante la primera década del nuevo milenio la saga completó ocho películas. Después de terminar las grabaciones de Harry Potter, la actriz decidió hacer una pausa y realizar sus estudios de Literatura en la Universidad de Brown, en Estados Unidos.

Para 2012 obtuvo primer protagónico fuera de la saga mágica, en Las Ventajas de Ser Invisible, donde interpreta a una extrovertida adolescente.

Por otro lado, apareció como la Princesa Bella en el live action de Disney La Bella y la Bestia en 2017, papel que había soñado con interpretar desde niña. Y a finales del 2019 fue parte de Mujercitas, la historia basada en la novela de Louisa May Alcott que se centra en la vida de cuatro hermanas.

Pero sus elecciones siempre han tenido que ver con el tipo de mujer a la que quiere representar y al que ha dado forma en su faceta personal. Emma promueve la independencia, el feminismo y la libertad. Por algo fue elegida Embajadora de la Buena Voluntad de la ONU y en 2004 se unió al movimiento #HeForShe, en el que invita a los hombres a sumarse al movimiento feminista.

«Si los hombres no tuvieran que ser agresivos para ser aceptados, las mujeres no se sentirían obligadas a ser sumisas, si el hombre no tuviera que controlar, las mujeres no tendrían que ser controladas».

«Hombres y mujeres deben sentirse libres de ser sensibles, de ser fuertes. Es tiempo de que todos percibamos al género como un espectro que no involucra discursos opuestos. #HeForShe se trata todo de libertad», expresó en su discurso ante la ONU.

Otro de los mundos que la británica ha cautivado es el de la moda, colaborando con marcas como Burberry y Lancome y portando piezas de Dior y Chanel; pero eso sí, siempre plasma su sello personal: Elige marcas de ropa sustentables, como Stella McCartney, All Sisters y Tome, con prendas como el vestido de Calvin Klein hecho completamente de botellas de plástico recicladas, que utilizó en la Met Gala del 2016.

Sin duda Emma brilla con luz propia y es una de las actrices favoritas de la época.

Con información de Show News.