La ciencia es la herramienta que el ser humano ha creado tanto para comprender el mundo que le rodea, como para aplicar esos conocimientos en su beneficio.

Los avances científicos nos permiten hallar soluciones a los nuevos desafíos económicos, sociales y medioambientales con los que se facilita construir un futuro sostenible. La ciencia tiene, además, un papel en la construcción de la paz al fomentar la cooperación internacional para alcanzar el desarrollo sostenible.

Acercar la ciencia a la sociedad es fundamental para que los individuos tengan los conocimientos necesarios y, de esta forma, puedan elegir sus opciones profesionales, personales y políticas. Además, sirve para atraer a los ciudadanos hacia el apasionante mundo de la investigación.

En este contexto, cada año, el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo promueve que los ciudadanos estén informados sobre los avances científicos, creando sociedades más sostenibles, al tiempo que favorece la comprensión sobre la fragilidad del planeta en el que vivimos.

Celebrado cada 10 de noviembre, el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo destaca el importante papel de la ciencia en la sociedad, y la necesidad de involucrar a diversas audiencias en los debates sobre temas científicos emergentes. También subraya la importancia y relevancia de la ciencia en nuestra vida cotidiana.

Al estrechar el vínculo de la ciencia con la sociedad, el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo tiene como objetivo garantizar que los ciudadanos estén informados sobre los avances en la ciencia. También subraya el invaluable rol que desempeñan los científicos para ampliar nuestra comprensión del extraordinario y frágil planeta que llamamos nuestro hogar y en hallar soluciones para que nuestras sociedades sean más sostenibles.

La agencia de la ONU encargada de coordinar esos esfuerzos por acercar la ciencia a la sociedad, así como trabajar con los Estados Miembros en las dimensiones éticas que la ciencia plantea, es la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Este año, en un momento en el que el mundo está luchando contra la pandemia mundial de COVID-19, el tema central del Día Mundial de la Ciencia es «La ciencia para y con la sociedad frente al COVID-19».

A lo largo de esta crisis sanitaria sin precedentes, la UNESCO se ha esforzado por acercar la ciencia a la sociedad y reforzar las colaboraciones científicas internacionales que se necesitan de manera crítica. Desde la perspectiva científica, la respuesta de la UNESCO al COVID-19 se estructura en torno a tres pilares principales: promover la cooperación científica internacional, garantizar el acceso al agua y apoyar la reconstrucción ecológica.

¡Adoptemos la ciencia abierta como una herramienta para hacer la ciencia más accesible, el proceso científico más inclusivo y los resultados de la ciencia más fácilmente disponibles para todos!

«La crisis actual debería servir para alertar de la urgencia de aumentar la financiación y el apoyo en favor de la investigación y la colaboración científicas. Ello se refiere tanto a las ciencias exactas y naturales como a las ciencias sociales y humanas. El virus es un hecho social total que no se puede reducir únicamente a los datos epidemiológicos, por fundamentales que estos sean.

Las ciencias exactas y naturales nos ayudan a comprender el virus, mientras que las ciencias humanas nos permiten examinar a fondo la sociedad y revelar su complejidad, evitando simplismos estériles y pruebas falsas. Las ciencias sociales y humanas pueden aportar una importante contribución a la lucha contra esta pandemia y sería beneficioso integrarlas mejor en las políticas públicas.»

Mensaje de Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo.

Con información de la UNESCO.