En estos últimos tiempos, a consecuencia de la pandemia por Covid-19 hemos visto en numerosos portales, generalmente de gobierno, instituciones de salud u organismos globales app y cuestionarios dinámicos para calcular nuestro riesgo de tener la enfermedad.

Pero ¿para qué se utilizan realmente y que pasa con nuestros datos?

En primer lugar te permiten saber de manera rápida el riesgo que tienes de haber contraído Covid -19 en caso de presentar síntomas (cosa que no debe tomarse como un diagnóstico y jamás suplirá una opinión profesional); pero también son un eficiente sistema de rastreo de la enfermedad y un concentrador de datos estadísticos sobre algunos de los sectores y sus hábitos en esta nueva normalidad.

Las aplicaciones de trazabilidad y aviso de exposición al Covid-19 son una de las apuestas fuertes en esta nueva normalidad. La dificultad para recabar los datos durante esta crisis sanitaria y para mapear el comportamiento de la enfermedad, obligará a los gobiernos e instituciones globales a utilizar estos mecanismos que han mostrado resultados exitosos en países que los han implementado.

La mayoría de estas herramientas, no recogen datos personales como nuestro nombre o dirección, pero las que se utilizan para identificación y seguimientos de casos sí nos piden un número de contacto para que áreas especializadas realicen llamadas de seguimiento u orientación a los usuarios.

La apuesta actual con las app que mapean y dan aviso de la ruta de contagio de la enfermedad, es que cada día mas países las integren a su plan de atención de esta crisis y se establezcan y pongan en marcha protocolos de respuesta. Además esto permitirá nutrir de información a una red conectada, que hará más precisa la toma de decisiones de gobierno, acompañadas de tiros de precisión y acciones que ayuden a la mitigación del contagio a nivel global.

También se dio en meses pasados el lanzamiento por parte de las compañías tecnológicas Apple y Google tecnología para smartphones que notificará automáticamente a las personas sí podrían haber estado expuestas al nuevo coronavirus.

Para ello las compañías han declarado que cuentan con la tecnología, pero que están en pláticas con 22 países y varios estados en Estados Unidos, planeando crear aplicaciones de uso voluntario por región utilizando su software. El programa utiliza la tecnología Bluetooth para detectar cuando alguien que descargó la app pasó tiempo cerca de otro usuario de la app que posteriormente dio positivo al virus.

De manera aislada algunos gobiernos ya han intentado, en su mayoría sin éxito, implementar sus propias apps para combatir la propagación de la COVID-19, pero se han encontrado con problemas técnicos en teléfonos Apple y Android. Estas a menudo usan el sistema de geolocalización para el rastreo, pero Apple y Google dejaron esta tecnología fuera de su herramienta por cuestiones de privacidad.

La objeción de varios de los países que han considerado adoptar esta tecnología, es el hecho de que las restricciones de privacidad de los gigantes tecnológicos serán un obstáculo ya que los trabajadores de salud pública no tendrán acceso a los datos.

Mientras se logran los acuerdos e implementación de estas nuevas tecnologías, no debes olvidar que en el universo del internet debes desconfiar de aquellas aplicaciones, links o encuestas que te piden datos personales o te piden algún pago, ya que siempre habrá piratas informáticos buscando la oportunidad de vulnerar nuestra información personal para hacer uso ilegal de ella y hasta para cometer delitos.

Así el mundo sigue a la espera de la utilización de estas nuevas tecnologías para mitigar la pandemia que ha puesto en jaque al mundo.