En estos últimos días se ha reavivado la polémica que siempre está en las mentes de los millones de usuarios alrededor del mundo, esto debido a las medidas de censura de la aplicación propiedad de Facebook, cosa que ha llevado a un sector, como en otras ocasiones a pensar en otras alternativas.

Empecemos con un poco de historia, WhatsApp cuando hizo su aparición en 2009 sufría de caídas constantes pero sus usuarios lo asumían como parte del costo de disfrutar de la aplicación de forma gratuita. Aunado a esto se fueron descubriendo gradualmente sus fallos de seguridad, pero esto no evitó que se fuera convirtiendo en el servicio de mensajería más utilizado del mundo. Aunque gran parte de ese logro también se debió al soporte que le proporcionó el ser comprado por Facebook en 2014, desde entonces nadie ha logrado hacerle sombra.

A pesar de que se han lanzado algunas opciones interesantes como WeChat en Asia, Line o ¿Alguien aún se acuerda de la pionera en este sentido BBM de los dispositivos BlackBerry? Incluso Snapchat con la gran popularidad de las opciones que ofrecía, ha perecido ante un pez más grande.

Pero otra es la situación con Telegram ya que ha ganado terreno como una aplicación más segura, que incluso ha sido defendida por expertos como Edward Snowden, antiguo oficial de los servicios de inteligencia estadounidense.

Pero WhatsApp, sin importar las modas y diversas apps lanzadas al mercado ha salido airoso. Como con el caso de las «historias», esas opciones de contenido (vídeo, fotografía o texto) que desaparecen pasadas las 24 horas. Nacieron en Snapchat donde se hicieron populares entre los usuarios más jóvenes y Facebook no titubeó en añadirlas a sus funciones. En cualquier caso este gigante de la mensajería, ha llegado a romper récord, acumulando ahora más de 2.000 millones de usuarios registrados en todo el mundo; Telegram tiene poco más de 200 millones.

Pero las diferencias entre estas 2 apps de mensajería son varias y algunas importantes, aquí te vamos a mencionar algunas.

En primer lugar está su origen, Telegram nacida en 2014 creada por los hermanos Durov (Pavel y Nikolai), que pertenecían al facebook ruso. Derivado de esto la empresa creadora ha defendido siempre que no está relacionada con ningún gobierno y aseguran que Telegram no es una app rusa; Dicen que fue creada por personas que tuvieron que abandonar Rusia a raíz de las restricciones de libertades y privacidad. En cambio, WhatsApp es una filial del grupo estadounidense Facebook, fundado y dirigido por Mark Zuckerberg.

Chat Secreto.
Una de las diferencias más importantes es la opción «chat secreto», que promete proporcionar conversaciones más privadas y seguras. Telegram permite programar mensajes que se autodestruyen. Es una opción que también ha estudiado WhatsApp, pero no la ha puesto en marcha nunca a pesar de los insistentes rumores.

Ambas con llamadas.
Esto se incluye en ambas. Los usuarios de cualquiera de las dos podrán establecer llamadas telefónicas con sus amigos y contactos. También videollamadas.

Listas de difusión o Canales.
Llamadas de manera diferente, ambos servicios permiten difundir mensajes a grandes audiencias. Es decir, sea con las listas de difusión de WhatsApp o los canales de Telegram, los usuarios pueden comunicarse de una manera masiva sin tener que crear un grupo.

Avisa al resto de contactos.
Otra diferencia aparentemente inocente pero que para muchos puede ser importante es que cuando ingresas por primera vez en Telegram aparece una notificación advirtiendo a tus contactos. Y otro detalle que avisa: Telegram informa del nombre del usuario que fue el origen de un mensaje reenviado, activado por defecto (se puede desactivar). En WhatsApp es algo anónimo.

Organizar carpetas.
Con Telegram los usuarios pueden organizar los grupos de chat de una manera más visual gracias a las carpetas además se puede cambiar el orden de una manera sencilla y fácil.

Mandar stickers y ubicación.
Ambas apps permiten mandar stickers, pegatinas, imágenes, audio, video y por supuesto, texto. Las dos también pueden mandar la ubicación en tiempo real, aunque Telegram presenta una mayor personalización.

Privacidad y seguridad.
Telegram presenta algunas características ligeramente más avanzadas en materia de privacidad que su rival WhatsApp como restringir quién puede añadirte a grupos o canales con mayor precisión. También se puede ocultar el número de teléfono desde las opciones y limitar las llamadas de voz entrantes a diferencia de WhatsApp.

WhatsApp

Funciones privadas.
Telegram tiene una opción interesante que es la protección contra las capturas de pantalla, mientras que WhatsApp no lo tiene. Algo importante para más de una persona para evitar posibles filtraciones.

Programar la eliminación de la cuenta.
Una característica propia de Telegram es la posibilidad de eliminar la cuenta de manera automática junto con los mensajes y contactos al cabo de un tiempo.

Así que en esta temporada de #YoMeQuedoEnCasa en donde la conectividad se ha vuelto más importante que nunca, esperamos que con esta información puedas valorar cuál de las 2 aplicaciones se ajusta más a tus necesidades.


Con información de ABC es tecnología.