La Tecnología en tiempos de pandemia ha resultado ser fundamental, independientemente de cuando saldremos a esa nueva normalidad que todos esperamos con ansias, es importante reconocer y reflexionar sobre las nuevas formas de convivir, trabajara y hasta de hacer las compras que se nos presentan en este nuevo mundo que nos está dejando el distanciamiento social derivado de la pandemia por COVID-19.

Siempre teniendo en cuenta la gravedad de la situación debemos reconocer que esta situación está cambiando de manera radical el comportamiento de las personas y de la economía mundial, además de que también está diversificando la forma de trabajar de las empresas echando mano de la tecnología y del trabajo a distancia. La situación que estamos atravesando actualmente en el mundo ha dejado de manifiesto la necesidad de nuevos modelos de trabajo para que las organizaciones funcionen en un mundo altamente distribuido y habilitado digitalmente.

El 2020 será recordado como el año de pandemia y crisis global que cambió la trayectoria de la económica mundial con el despunte del comercio electrónico, la telemedicina y el trabajo a distancia. Estamos a punto de atestiguar un giro total en las cosas, como la utilización de vehículos de entrega autónomos; un crecimiento acelerado de pagos digitales, de la tecnología de pago sin contacto; un incremento en las conferencias de voz y video, tecnología de inteligencia artificial, sensores y tecnología de monitoreo de salud portátil o de entregas vía drones inteligentes y un aumento en la fabricación con impresión 3D.

Trabajo remoto

En este tipo de crisis en particular, estamos aprendiendo que el trabajo remoto es una solución efectiva para evitar la proximidad y la interacción física en tiempos de riesgo. De esta manera, parece probable que al estar conectados digitalmente podríamos lograr una coordinación más efectiva del trabajo y de la entrega de información confiable en tiempo real.

Las herramientas para conectividad remota como Zoom y Dropbox están viviendo un auge entre el ámbito laboral, pues permiten la comunicación y colaboración digital dando como resultado un trabajo remoto sin precedentes. Aunque es cierto que al principio adoptar el uso de estas aplicaciones representó un esfuerzo con ciertas fallas e inconvenientes, la realidad virtual podría ser considerada como una alternativa real a las video llamadas, permitiendo que las personas sientan que están en el mismo espacio, trabajando en equipo y tomando decisiones conjuntas.

Además en el ámbito educativo, también se ha logrado continuar con los programas académicos y actividades en plataforma lo que ha presentado un desafío para el sistema educativo en México que, con precarias condiciones ha afrontado la situación de manera benéfica para los millones de estudiantes que se encuentran confinados.

Asumiendo que nos dirigimos a un marcado incremento en el trabajo remoto o home office, un Internet de alta velocidad estable se convierte en un requisito indispensable. Por su parte, China ya está aprovechando la red 5G para aplicaciones de salud y monitoreo de la propagación del coronavirus.
Esta migración hacia una plataforma más estable para las videoconferencias, el intercambio de documentos y otras tecnologías aún presenta cierto déficit; sin embargo, también representa una oportunidad para que los desarrolladores de software y apps trabajen en ofrecernos nuevas tecnologías, así como también optimizar la calidad de transmisión de datos para que permitan inclinar la balanza hacia esta era digital.

¿Qué nos espera?

Mientras gobiernos, sociedad e instituciones de cooperación internacional luchan por contener y luchar contra la pandemia, vemos cómo se ha recurrido a la tecnología como nuestra posible salvadora. Es por ello que muchas innovaciones tecnológicas están viviendo una aceleración en sus desarrollos y mejoras. Desde el trabajo remoto y los eventos virtuales hasta el big data de monitoreo del virus.

La naturaleza de las conferencias y grandes eventos también cambiará drásticamente en el futuro, a medida que las empresas realicen e implementen eventos digitales y virtuales utilizando canales digitales. Las empresas del futuro deben crear servicios personalizados, rápidos e inteligentes acordes a las necesidades de la sociedad.

Con información de El Economista.