La Solidaridad es esencial para llevar una vida plena, por lo que, la actitud solidaria se debe practicar no solo un día sino siempre.

La solidaridad se relaciona con diversos sentimientos, así como con otros valores, tales como la generosidad, la bondad o la empatía, de modo que no es una tarea difícil de llevar a cabo.

Es cierto que los mexicanos sabemos trabajar en equipo y unirnos en los peores momentos, como los en los últimos meses que hemos vivido una pandemia que nos ha cambiado la vida.

Quizás por las mismas condiciones de seguridad para evitar contagios, no es posible salir y ayudar directamente como en otras ocasiones, por ello, en Ser Universitario te compartimos algunas acciones que pueden contribuir para llevar una vida más empática reforzando nuestro espíritu solidario.


Compartiendo, la felicidad se multiplica

Si se encuentra dentro de tus posibilidades, una gran opción es hacer una compra doble. Por ejemplo, si compras comida para ti, puedes comprar un platillo extra para una persona o familia desfavorecida durante esta pandemia.

Todo suma

Seguramente en tu clóset tienes demasiadas prendas en buen estado, pero que ya no utilizas porque “han pasado de moda” o dejaron de gustarte, a lo mejor estás guardándolas porque piensas que algún día podrías volver a utilizarlas, sin embargo, existen personas a quienes podrías hacer muy felices donándoles aquello que tú ya no usas.

En este sentido, es importante recordar que con el medio ambiente también debemos ser solidarios, por lo que darle una segunda vida a nuestra ropa, así como el reciclaje, son un punto importante ¡Te invitamos a intentarlo!

No hay mejor regalo que tu tiempo

A veces, aunque nos encantaría, no es posible ayudar material ni económicamente a determinada causa, pero existe algo muy valioso con lo que también podemos apoyar, sin duda se trata de nuestro tiempo.

Algunas personas se sienten tan solas, que solo desean ser escuchadas por alguien. Podrías probar visitando un asilo, un albergue, algún orfanato e incluso uniéndote a alguna fundación o asociación civil, eso sí, con todas las medidas de seguridad y protección para ti y para las demás personas. Ser voluntario es toda una aventura que podría cambiarte la vida para siempre.

Sé donante

La salud no se puede comprar y muchas veces solo requiere de la buena voluntad de otras personas para poder salir adelante. Existen cientos de personas cada día que buscan desde donadores de sangre hasta algún órgano, quizás ya hayas donado sangre y volverías a hacerlo, pero cuando va más allá, nuestros miedos, inseguridades e incluso creencias, no nos permiten pensar con claridad en algunas ocasiones.

Sabemos que no es fácil tomar una decisión así, pero si te interesa puedes obtener más información a través de www.gob.mx/cenatra/


Sé un apoyo para los demás, intenta ser paciente con los niños y adultos mayores, no maltrates a los animales, busca siempre el lado positivo de las crisis y sobre todo sé una persona solidaria contigo misma.