Hace 35 años murió la filósofa y escritora francesa Simone de Beauvoir.

La historia de la mujer y del feminismo tiene como uno de sus referentes a la filósofa y escritora francesa Simone de Beauvoir, quien hoy es símbolo del feminismo, además, su obra“El segundo sexo”, se convirtió en un libro de cabecera para quienes se inician o forman parte de este movimiento.

Con “El segundo sexo” sacudió a Francia, pues el país acababa de permitir el voto femenino. Además, en la década de los 60 tuvo un segundo revuelo, pues el Movimiento Francés de Liberación de las Mujeres lo convirtió en uno de sus estandartes.

Al publicarse este libro, Simone fue señalada como “insatisfecha y ninfómana”. Incluso el escritor François Mauriac la llamó “pornógrafa” y el Partido Comunista la tachó de “familiarista”.

“En Francia, se desató la maquinaria contra ella. Hubo muchos hombres que aborrecieron la obra. Hasta hombres que pensaba que eran de izquierdas, igualitarios, se han rebotado con este libro. Ridiculizaba al -hombre francés-”, declararó Beauvoir en 1974 al periodista Jean-Louis Servan Schreiber.

A partir de su obra comienzan a hacerse revisiones históricas de la mujer en distintos ámbitos, en la ciencia, la literatura y la sociedad, por ejemplo. Incluso todavía hasta nuestros días se sigue estudiando lo que han enfrentado las escritoras y las diferencias de oportunidades que tienen respecto a sus pares masculinos.

Simone de Beauvoir fue enemiga de la burguesía, pero creció en el seno de una familia acomodada y cristiana. Desde su adolescencia se rebeló contra la fe familia y se declaró atea.

Sus ideas causaron controversias en distintos círculos. En 1971 firmó el Manifiesto de las 343, en el que reconocía, junto con otras mujeres —Agnés Vardà y Jeanne Moreau, entre otras— haber abortado, una práctica que entonces se consideraba ilegal.

Beauvoir decidió no tener hijos y tuvo un papel determinante en la legalización del aborto, pues fundó el movimiento Choisir.

Murió el 14 de abril de 1986 por una neumonía y sus restos descansan junto a Sartre en el cementerio parisino de Montparnasse con el anillo que Algren le regaló al poco tiempo de conocerla.

Frases de Simone de Beauvoir

«Sería necesario que los hombres tomasen parte del cuidado del hogar y de la educación de los hijos, exactamente de la misma forma que las mujeres.Tendría que compartir todas las tareas. Sería necesario también que el hombre renunciase a la autoridad que pretende ejercer sobre la mujer”.

“La calle pertenece a todo el mundo, pero en realidad una mujer joven, guapa o fea, eso no importa, puede muy difícilmente pasadas las ocho o las nueve de la tarde, pasearse sola deambulando por la calle. Incluso durante el día le causa un problema, porque la seguirán, la interpelarán de tal manera que a menudo preferirá volver a casa”.

«Nadie es más arrogante, violento, agresivo y desdeñoso contra las mujeres, que un hombre inseguro de su propia virilidad»

«El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente»

«El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos»

«Conocerse a sí mismo no es garantía de felicidad, pero está del lado de la felicidad y puede darnos el coraje para luchar por ella»

«En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano, sin sentir miedo, inhibición u obligación»

«El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal»

Con información de Razón.