¿Ya conoces la tendencia de la moda sustentable que está ganando terreno en el mundo de las pasarelas y exhibidores?

La artista plástica, emprendedora especializada en diseño sustentable, Alejandra Gougy, comenta que «la sostenibilidad no es una tendencia, es una forma de vida y de mirar las cosas, donde se ponen en juego muchas cosas. Implica ser responsable y consciente del daño que la moda puede hacer en el presente y en las generaciones futuras».

¿Qué es la moda sustentable?

Es la ropa, zapatos y accesorios cuyos procesos de fabricación son cuidadosos con el medio ambiente. La moda sustentable también toma en cuenta el impacto ambiental y social que las prendas tendrán durante su ciclo de vida.

Muchos de los materiales más utilizados por la industria de la moda en la actualidad se enfrentan a algunos desafíos como la escasez de recursos, el aumento en los costos y el no poder ser del todo reciclables.

La contaminación del agua también representa un problema grave. Según datos de la ONU, el plástico en los océanos aumentó más de 100 veces en los últimos 40 años, y actualmente se sabe que más del 30% de éstos desechos plásticos son microfibras dañiñas provenientes de telas de poliéster, gamuza artificial, nylon y rayón.Asimismo, la escasez de agua también pone en riesgo el uso de fibras de uso intensivo de la misma como el algodón; tratar tan sólo un kilogramo de algodón puede utilizar más de 10,000 litros de agua o hasta 20,000 litros en países como India.

Banana Republic, por ejemplo, esta utilizando Lyocell para la fabricación de cada vez más de sus productos. Esta fibra textil está hecha de pulpa de madera y tiene un bajo impacto ambiental en su producción y procesamiento.

Desde el año 2015, H&M también ha ido innovando en las fibras con las que se fabrican sus nuevas colecciones, que están hechas a base de piezas pequeñas de plástico, cristal reciclado o mezclilla reciclada.

La diseñadora británica Vivienne Westwood ha marcado la pauta para muchos diseñadores y marcas actuales con su frase: “Compra menos. Escoge bien. Haz que dure.”

Si las prendas de ropa estuvieran mejor fabricadas y diseñadas para durar más de tres meses se lograría reducir más del 5% de impacto de carbono, desperdicios de agua y otros desechos, según al Plan de Acción de Ropa Sostenible WRAP.

Ropa reciclada

Actualmente, solo el 18% de la ropa se recicla, sin embargo importantes empresas como Zara y H&M ya tienen puntos de recolección de ropa usada en sus tiendas, lo cual representa una buena oportunidad para aumentar las tasas de reciclaje de textiles.

El reciclaje de fibra textil se está volviendo mucho más rentable con el pasar de los años. Gracias a nuevas tecnologías ya es posible transformar telas de desecho en materiales útiles lo cual reduce la necesidad de producir telas vírgenes.

El reciclaje no solo aplica en la fabricación de nuevas telas, también aplica en posibilidad de darle varios usos a una sola prenda de vestir, como la dinámica que ofrecen nuevas empresas como Rent the Runway, donde se tiene la posibilidad de rentar ropa, vestidos y accesorios de marca para que una sola prenda pueda ser utilizada por muchas personas y cumpla con su propósito de una manera más rentable.

Con información de Proscai Blog