Víctor Vucetich sugiere gritar «¡ehhh, pluto!». Foto Jam Media

Azuzada por las circunstancias, sobre todo por el negocio que representa organizar el Mundial de futbol 2026, la Concacaf decidió agarrar el toro por los cuernos, justo cuando el grito ehhh… ¡puto!, arrastrado por el Tri, retumba en casi todos los estadios del país que será sede principal de esa Copa, Estados Unidos. El acto más reciente fue el partido contra México, el pasado 6, cuando se anunció el protocolo ‘Cero tolerancia’.

FIFA se despojó de su anterior tibieza y endureció las reglas el 11 de julio último y disparó la alerta. Algunos explican el origen del peculiar rugido en la Onefa, entre los aficionados de Borregos del Tec de Monterrey que exclamaban: ehhh ¡puuum!; otros, dicen que nació en un clásico tapatío con dedicatoria para Oswaldo Sánchez a comienzos del milenio, es decir, la bola de nieve lleva al menos 20 años agigantándose.

Los federativos mexicanos hasta ahora habían actuado con extravío, en zig zag. Héctor González Iñárritu defendió el clamor ante el TAS etiquetándolo como una pincelada del folclor mexicano. Todavía el año pasado Enrique Bonilla dijo que era parte de la sana diversión en las tribunas. No obstante, a la par buscaron eliminarlo con la campaña: ‘Abrazados por el futbol’ usando la imagen de Chuy Corona, Alfredo Talavera, Guillermo Ochoa y Andrés Guardado. No hubo éxito.

El clamor se hizo presente en Alemania 2006, no faltó en las tribunas de Sudáfrica 2010. En Brasil 2014 hasta los torcedores locales lo adoptaron con entusiasmo y lo dirigieron a David Ospina en partido contra Colombia. En Rusia 2018 retumbó en el partido del Tri frente a Camerún; al parecer, a la FIFA le simpatizó el colorido y bullanguero grupo de mexicanos, y desestimó un castigo, pero en el juego ante Sudcorea –tras advertencias– ya no se escuchó.

En algunos partidos del balompié chileno y ecuatoriano ha retumbado, no falló en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, el grito ha aparecido en encuentros de beisbol y futbol americano. ‘Cero tolerancia’ –al estilo del ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani– se anunció en el MetLife de Nueva Jersey. Los federativos mexicanos ya tenían como deporte nacional el pago de multas, a la sazón 14, sin embargo, llegó la hora de acatar.Digno de observar será el fenómeno en Estados Unidos, donde el trío SUM-Federación estadunidense-Federación Mexicana de Futbol (FMF) vive de los dólares que recauda sobre todo del público de origen mexicano, que hace tiempo adoptó el grito. La Liga Mx anunció castigos a partir de la fecha 15. A nivel selección será a partir del 15 de octubre ante Panamá, en la inventada y poco atractiva Liga de Naciones; es decir, hay poco que perder… Víctor Vucetich ya lanzó la sugerencia, hay que gritar “ehhh… ¡pluto!”.

Los federativos se hacen de la vista gorda o miden con distinto rasero en otros temas discriminatorios. Nadie sabe o supo de sanción alguna hacia Arturo Brizio tras la acusación del silbante Adalid Maganda, a quien llamó pinche negrito. A Miguel Herrera no lo tocan ni con el pétalo de una multa por llamar a un árbitro tarado, idiota y que sale a decir estupideces. Doble moralina.

Anda de mal humor el Piojo Herrera, y cómo no, si desde que la directiva repatrió al portero Guillermo Ochoa y decidió pagarle como si se tratase de Marc-André ter Stegen, sencillamente no han podido ganar y siempre recibe goles. El técnico americanista ya no halla cómo justificar al guardameta que desde la aventura europea que comenzó con el Ajaccio se habituó a llenarse de cuero.

Buenos partidos con muchos goles se registraron en la décima fecha, donde el León quitó del liderato a Necaxa, pero es un hecho que junto con Santos y Querétaro son los mejores del certamen. Con sus victorias tomaron un tanque de oxígeno los estrategas Diego Alonso y Antonio LaVolpe. En el feudo de Rayados también está en riesgo el directivo Duilio Davino, mientras que en Toluca la paciencia se agota.

El vocero de la Cooperativa Cruz Azul, Jorge Hernández, minimizó los pleitos en la familia Álvarez, señaló que en cualquier organización hay diferencias, negó que haya desvíos y manejo de recursos de procedencia ilícita en la gestión de Guillermo Álvarez Cuevas, asimismo acusó a los cooperativistas José Antonio Marín y Víctor Velázquez de haber cometido fraude procesal, por lo que ambos están inhabilitados como funcionarios de la cementera.