Marilyn Manson estrenó We Are Chaos, su undécimo álbum de estudio.

A través de un comunicado, Manson comentó: «esto fue grabado por completo sin que nadie lo escuchara hasta una vez finalizado. Definitivamente hay un lado A y un B, en el sentido tradicional. Pero justo como un LP, es un círculo plano y al final corresponde a la gente poner las piezas del rompecabezas en su lugar».

Manson también describió al disco como un “álbum conceptual”, revelando: «hay tantas habitaciones, closets, escondites y desagües. Pero en tu alma o museo de memorias, lo peor son siempre los espejos. Los fantasmas habitaron mis manos cuando escribí la mayoría de las letras».

El primer sencillo que se desprende de este álbum es Don’t chase the dead.