Hace 106 años, un 8 de abril, nació María Félix, quien murió en 2002, el mismo día de su cumpleaños.

María Félix no era “normal”. En un mundo dominado por los hombres, “La Doña” se elevó sobre ellos y se convirtió en la diva del cine mexicano, la mujer que rompió estereotipos y se opuso al machismo.

Nacida en Álamos, Sonora, el 8 de abril de 1914 (y fallecida el mismo día, pero de 2002), hoy más que nunca resuenan las proféticas palabras de la actriz en una entrevista de los años 90 con Verónica Castro.

Muchos años antes de que surgiera con toda su fuerza el movimiento Me Too, María Félix tenía ya muy claro que el momento de las mujeres estaba por venir.

“En un mundo de hombres como éste quiero avisarles que tengan cuidado, ahí viene la revancha de las mujeres. Cuando seamos mayoría vamos a mandar. Para mandar hay que estar informadas, aprender y estar preparadas”, le dijo a Castro en el programa La Tocada, de 1996.

Según sus biógrafos, de pequeña se dedicaba a actividades que eran consideradas para los niños y cuando llegó a la adolescencia era ya una hábil jinete.

Su belleza física pronto atrajo las miradas de los hombres y en 1931, con solo 17 años, se casó con Enrique Álvarez Alatorre, padre de su único hijo, Enrique Álvarez Félix; al que siguieron Agustín Lara, Jorge Negrete, el banquero francés Alexander Berger, su matrimonio más duradero, con Antoine Tzapoff, pintor también galo y última pareja, no se casó.

María Félix es un referente de empoderamiento femenino en la actualidad, pues vivió durante una época conservadora, regida por la moral y la religión, en la que era impensable que una mujer tuviera más de un matrimonio, y en la que también simplemente no existía una imagen femenina alejada de la sumisión ante los hombres, y peor aún, contestataria.

Con información de El Informador.