Como muchos otros aspectos de la vida, la forma de crianza ha cambiado radicalmente en los últimos años. Hoy te dejamos estos consejos que ayudarán a las mamás millenial a disfrutar más de sus hijos.

La generación de mamás millennial es muy diferente a todas las que la precedieron. Por eso, sus visiones de la educación, la familia y la maternidad también son distintas. Los grandes cambios que vivió la sociedad entre 1980 y 1993 marcaron la transformación de los conceptos de lo que debe ser en todas las dimensiones de la vida.

Los niños de hoy requieren cuidados diferentes y las madres deben responder a esas exigencias eficazmente. Este listado de consejos te ayudará a tomar en cuenta algunos puntos clave en el quehacer de la maternidad hoy en día.

Dale valor a la dimensión afectiva

Es muy importante establecer límites, reglas y que tus hijos tengan claro cómo esperas que se comporten. Pero también es de considerar que un niño no ve el mundo con tus ojos y no procesa todo de la forma que tú quieres. Además de la disciplina y las reglas, dale espacio al afecto, a la comprensión y a la diversión.

Los millennials son similares a generaciones anteriores en muchos de sus objetivos y valores. Pero, también hay diferencias bastante claras en la forma en que ven el mundo y tienden a estar más enfocados en sí mismos y menos enfocados en cosas externas.

Considera los cambios en el concepto tradicional de género

Las mamás millennial se enfrentan a un cambio muy grande en lo que se concibe como rol de género. Son muchas las madres que optan por elegir juguetes neutrales que no hagan distinción entre lo femenino y lo masculino.

Aprende a decir “no” sin sentirte culpable

Consentir a tus hijos y darles todo lo que quieren te hará feliz, pero solo momentáneamente. Satisfacer todas las peticiones de tu hijo no es lo correcto para su crecimiento personal. Un niño que obtiene todo lo que pide, se convierte en un adulto que no tolera las respuestas negativas. Decir “no” es una manera de ayudarles a fortalecer su carácter.

Aprende a distinguir entre los buenos y los malos consejos

Cuando te enfrentas por primera vez a la maternidad, recibes cientos de consejos para educar a tus hijos. No es fácil distinguir entre lo que es conveniente y lo que no se adapta a tus principios. Las mamás millennial deben tener presente que muchos de los mitos de crianza en los que nuestras madres y abuelas creían, han sido científicamente analizados y desmentidos. Infórmate bien antes de poner en práctica estas recomendaciones.

Tu hijo no será perfecto

Al ser madre, te esfuerzas y te gustaría que todo fuera perfecto, sin embargo, estas expectativas no son sanas para nadie. Tus hijos pueden tener episodios de comportamientos inadecuados, indisciplina o desarrollarse de un modo diferente a lo convencional.

Siempre habrá errores, en ti y en tus hijos

Aprender a perdonar y a perdonarte es una de las tareas más importantes en el camino de la maternidad. Las cosas pueden salir mal a veces y eso no quiere decir que no seas una buena madre. Aprovecha los errores para convertirlos en oportunidades de formación y lecciones de vida.

Dedícales tiempo de calidad

Con todas las ocupaciones que tiene un padre o una madre en la actualidad, es difícil pensar en tiempo de calidad. Sin embargo, esa debe ser una de las prioridades en tu vida familiar.

Basta con dedicar unos minutos al día a estar con tus hijos y brindarles tu atención al 100%. Con esta acción haces que tus hijos sientan que siempre estás ahí para ellos y que pueden confiar en ti.

Si no eres una de las mamás millennial, también puedes poner en práctica todas estas recomendaciones. Sin duda serán útiles en tu proceso de crianza y mejorarán la convivencia y las dinámicas familiares.

Con información de eres mama.