La pandemia informática de Love Bug comenzó el 4 de mayo del año 2000, han pasado ya 20 años del primer gran virus informático de la historia que infectó miles de equipos.

El filipino Onel de Guzmán que actualmente tiene 44 años, acaba de admitir su culpabilidad 2 décadas después de que su software infectara a millones de computadoras en todo el mundo, Onel dice que desató el gusano informático Love Bug para robar contraseñas que le permitieran acceder gratis a internet, pero afirma que nunca tuvo la intención de que se extendiera a nivel mundial.

Las personas afectada recibieron un archivo adjunto en un correo electrónico titulado LOVE-LETTER-FOR-YOU (Carta de amor para ti). Este contenía un código malicioso que sobrescribía archivos, robaba contraseñas y enviaba automáticamente copias de sí mismo a todos los contactos en la libreta de direcciones de correo electrónico de la víctima.

Onel ha comentado que lamentaba el daño y pérdidas económicas que causó su código que en 24 horas, ya estaba causando problemas importantes en todo el mundo, habiendo infectado a 45 millones de computadoras. Además también afectó los sistemas de correo electrónico de numerosas organizaciones, por lo que algunos gerentes del sector de la tecnología de la información desconectaron partes de su infraestructura para evitar infecciones, lo que causó daños e interrupciones estimadas en miles de millones de dólares.

En Reino Unido la preocupación llegó hasta el Parlamento que cerró su red de correo electrónico durante un tiempo para protegerse, incluso el Pentágono se vio afectado, Love Bug dejó en evidencia la vulnerabilidad de la creciente conectividad a internet.

Los investigadores encargados de este caso, rastrearon el virus hasta una dirección de correo electrónico registrada en Manila, Filipinas. El hermano de la persona que la tenía registrada, Onel de Guzmán era un estudiante de informática en el AMA Computer College de la ciudad y era miembro de un grupo clandestino de piratería llamado Grammersoft y rápidamente se convirtió en el principal sospechoso.

En una declaración que dio Guzmán, cuando se le preguntó si pudo haber liberado el virus accidentalmente, dijo era posible ya que él no dimensionó los efectos que esto traería a nivel global. Cuando se dio la investigación Filipinas no tenía una ley sobre piratería informática, así que ni De Guzmán ni nadie más fue procesado por ese ataque.

Con información de BBC.