El Jardín surrealista de Edward James es sin duda uno de los lugares más conocidos de la Huasteca Potosina.

Seguramente, todos ya vieron la famosa foto de este castillo increíble en el medio de la sierra, ubicado en Las Pozas, Xilitla, S.L.P. Además de poder observar estructuras que salen de un sueño, el lugar tiene una historia fascinante. Aquí, les dejo más información.

¿Quién es Edward James?

Nacido en 1907 en Escocia, fue un poeta, escultor y millonario. Gran amigo de Salvador Dalí, fue una de las primeras personas en comprar sus cuadros. Muy pronto, tuvo acercamiento con el surrealismo, un movimiento que le apasionó y por el cual tenía talento.

En los años 30, se enamora de una bailarina austriaca, Tilly Losch. Desgraciadamente, se separaron rápidamente. Se dice que Edward James nunca pudo olvidarla. Fue una gran decepción para el artista que nunca tuvo hijos.

Apasionado por los viajes, llegó a México en los años 40 y uno de sus más cercanos amigos, Plutarco Gastelum, lo llevó al estado de San Luis Potosí para enseñarle un lugar donde crecían orquídeas salvajes (una flor que fascinaba a James): Xilitla, ubicado en la sierra potosina. En ese lugar virgen del que se enamoró James, decidió construir lo que es su obra maestra.

Murió en 1984 en Escocia donde se quedará su cuerpo. Se dice que quisiera que sus restos permanecerán en el jardín para que su espíritu siempre este presente en el lugar.

Historia del jardín surrealista

El jardín siendo una obra surrealista, toda la información a continuación es parte de la interpretación del artista mismo y de expertos. Sin embargo, el lugar fue creado para dejarnos guiar por nuestra imaginación y que cada quién lo interprete a su manera.

En cuanto conoció a ese lugar de la sierra, Edward James decidió crear un jardín de varias hectáreas (unas 40) para poner una gran colección de orquídeas. Apasionado por esta flor, quería poder tener todas las variedades en un solo lugar lleno de magia.

Empezó el proyecto, pero desgraciadamente, unos años después, nevó por primera y última vez en la región. Todas las plantas murieron en ese momento y el artista decidió tenerlas por siempre, construidas con piedras. Así fue como nació la idea del jardín.

James no encontró ningún arquitecto que quisiera tomar el riesgo de seguirlo en sus ideas de otro mundo. Decidió contratar albañiles de la región. El jardín se fue construyendo poco a poco.

Pueden encontrar ahí la casa del artista, donde se quedaba muy poco, pero también el hogar de su gran amigo Plutarco Gastelum. Además, varias construcciones podrían dar a pensar que son un tributo a la bailarina Tilly Losch conocida como el amor de su vida.

Para llenar aún más el lugar de magia, escucharán los cantos del ave oropéndola o zacua, un pájaro típico de la región con cuerpo negro y cola amarilla.

ames siempre dijo que no quería que el jardín fuera restaurado después de su muerte. Quería que la naturaleza empezara a esconder las obras, incluso que los castillos se caigan, para que sea parecido a una zona arqueológica que alguien un día iba a encontrar. El jardín es propiedad privada hoy en día y los deseos del artista continúan, de hecho como no fue construido por un arquitecto, las construcciones se caen poco a poco y se dice que en unos 15 años  ya no existirá ni una columna.

Visitar el jardín

Es una visita obligatoria si se encuentran en la Huasteca Potosina. Lo más recomendable es dormir en Ciudad Vallés y trasladarse a Xilitla en coche o comprando una excursión. Pueden obtener precios y más información aquí.

Les dejo unos tips:

  • El jardín es muy grande. Les aconsejo ir con un guía para no perderse nada de la historia y prever mínimo 2 horas de visita.
  • Prever buenos zapatos ya que hay que caminar mucho.
  • No olviden su cámara para tomarse fotos increíbles.
  • Pueden ir con su traje de baño ya que se encuentran unas pozas donde es permitido bañarse
  • Conozcan el pueblo de Xilitla después de la visita del jardín. Podrán comprar artesanías locales y comer en uno de los restaurantes de comida huasteca. Personalmente, les recomiendo el restaurante El Cayo. Además de buena gastronomía, disfrutarán de una vista de la sierra.

Hay descuentos para estudiantes. Abierto todos los días del año de 9 am a 6 pm.

FUENTE: JUSTCHECKIN