Hoy recordamos la hazaña de los hermanos Wright que los convirtió en pioneros de la aviación en 1901, ya que un aparato construido por ellos en Estados Unidos, se elevó a 12 metros y recorrió una distancia de 90 metros.

El 14 de agosto de 1901, los hermanos Wilbur y Orville Wright lograron elevar una máquina voladora de su creación que recorrería una distancia suspendida, por lo que se convirtió en el primer vuelo de un aparato construido en los Estados Unidos.

Los Wright son considerados pioneros dentro de la aviación, ya que más adelante y perfeccionando su invento el 17 de diciembre de 1903 lograron el primer vuelo a motor prolongado. Estos hermanos no tenían ningún estudio especializado y se ganaban la vida manejaban un negocio de reparación de bicicletas. Gracias a los ingresos que generaban, financiaban sus investigaciones empíricas relacionadas a la aeronáutica.

Los hermanos Wright centraron sus pruebas en el control del artefacto volador. Se dieron cuenta que el control de su máquina voladora no dependía del balanceo del piloto sino de una serie de superficies que se movían o retorcían modificando el flujo de aire alrededor de la máquina.

Su gran aporte a la historia de la aviación fue el control de viaje mediante el balanceo. Hasta entonces los diseños de aparatos voladores existentes los hacían difíciles de controlar por no haberse considerado la necesidad de inclinar las alas para cambiar de dirección. Lo minucioso del trabajo de los Wright estableció las bases para el vuelo de los aparatos más pesados que el aire.

Así en 1900 los hermanos Wright se dirigieron a Kitty Hawk una zona de dunas en el estado de Carolina del Norte para hacer la prueba. Con un planeador de sólo 5,33 metros y 24 kilos realizaron cientos de vuelos controlados. Entre 1900 y 1902 el planeador original fue evolucionando hasta convertirse en una máquina de 9,78 metros y 51 kilos que consiguió volar hasta 26 segundos y recorrer 189,7 metros.

hermanos Wright

Ya en diciembre de 1903, tras ganar una apuesta con su hermano lanzando una moneda al aire, Wilbur Wright realizó un vuelo fallido en el que se dañó el avión por culpa de un mal aterrizaje. En ese mismo mes de 1903, Orville Wright voló 37 metros en 12 segundos a la velocidad de 10,9 kilómetros por hora, este vuelo fue recogido en una fotografía que aún hoy es un documento único en la historia de la humanidad.

El 22 de mayo de 1908 los Hermanos Wright patentan su invento: el aeroplano, en la oficina de patentes estadounidenses.

Los hermanos habían terminado su prototipo en 1905 y trataban de venderlo a diferentes países; Francia, Inglaterra y el propio Estados Unidos estaban interesados. Pero los hermanos Wright eran desconfiados y algo excéntricos por lo que no querían mostrar el avión hasta que hubiera un contrato firmado con compromiso de compra.

En contra parte había varias empresas interesadas en comprarlo, pero los inversionistas no quería firmar el contrato sin ver el prototipo antes. Para ese entonces los hermanos disponían de una patente sobre el método de vuelo, pero les había contado trabajo conseguirla y no era garantía de nada, sobre todo fuera de los Estados Unidos.

El camino sería largo para los Wright, ya que no contaban con estudios profesionales, sin preparación técnica, sin amigos en la alta sociedad y sin otra ayuda que sus propias manos, los Wright se empaparon del lenguaje de la aeronáutica hasta desarrollar ellos mismos todo aquello que imaginaron.

Además una vez que habían logrado vuelos exitosos debieron enfrentarse a la incredulidad de los medios, además de que ellos desconfiaban de los inversionistas por miedo que les robaran sus inventos. Durante esta carrera pusieron nueve demandas por infracción de patentes y fueron demandados tres veces. Esto provocó que el desarrollo de la aviación se estancara, pero aun así con su ingenio y dedicación pasarían a la historia de la aviación.