Un 16 de abril de 1912 Harriet Quimby, una intrépida aviadora americana, se convierte en la primera mujer en cruzar el Canal de la Mancha, al tripular su moderno monoplano, fabricado por el pionero francés de la aviación Louis Bleriot.

Dicha hazaña en su moderno monoplano fue a través de una espesa niebla desde las costas de Dover, en Inglaterra, hasta las playas de Hardelot, en Francia.

Harriet Quimby nacio un 11 de mayo de 1875, fue una aviadora pionera norteamericana y guionista de cine. En 1911, le fue otorgado un certificado de piloto de los EE. UU. por el Aero Club of America, convirtiéndose en la primera mujer en obtener una licencia de piloto en los Estados Unidos.

En 1912, se convirtió en la primera mujer en volar a través del Canal de la Mancha. A pesar de que Quimby vivió sólo treinta y siete años, tuvo una gran influencia sobre el papel de la mujer en la naciente aviación.

Nació en Arcadia, Michigan. Después, su familia se trasladó a San Francisco en los primeros años del siglo XX, se convirtió en periodista. Su vida profesional comenzó en 1902 cuando comenzó a escribir para el San Francisco Dramatic Review y también contribuyó a las ediciones dominicales del San Francisco Chronicle y el San Francisco Call.

Se mudó a Manhattan, Nueva York en 1903 para trabajar como crítica teatral para la Leslie’s Illustrated Weekly, donde publicó más de doscientos cincuenta artículos en nueve años. Quimby continuó escribiendo para Leslie’s incluso cuando empezó con las exhibiciones aéreas, contando sus aventuras en sus artículos. Totalmente comprometida con su nueva pasión, la periodista y aviadora promovió con entusiasmo el potencial de la aviación comercial y promocionó el vuelo como un deporte ideal para las mujeres.

Quimby se interesó en la aviación en 1910, cuando asistió al Torneo Internacional de Aviación en Belmont Park en Elmont, Nueva York. Allí conoció a John Moisant, un conocido aviador e instructor en una escuela de vuelo, y a su hermana Matilde.

El 1 de agosto de 1911, pasó el examen final de piloto y se convirtió en la primera mujer de Estados Unidos en obtener un certificado de piloto, Matilde Moisant pronto la siguió y se convirtió en la segunda.

Tras obtener su licencia, la «Dresden China Aviatrix» o «China Doll» como la llamaba la prensa por su pequeña estatura y piel muy blanca, empezó a convertirse en una celebridad. Los pilotos podían ganar hasta 1000 dólares por exhibición, y el dinero de un premio en una carrera podía llegar a los 10,000 o más. Quimby se unió a la Moisant International Aviators, un equipo de exhibición, e hizo su debut profesional, ganando 1,500 dólares, con un vuelo nocturno sobre Staten Island ante una multitud de casi 20.000 espectadores.

En 1911 Quimby fue autora de siete guiones o sketchs que se filmaron en el cine mudo por los estudios Biograph. Los siete fueron dirigidos por el director D. W. Griffith. Las estrellas en las películas incluyeron a Florence La Badie, Wilfred Lucas, y Blanche Sweet. Quimby tuvo un pequeño papel actuando en una de las películas.

El 1 de julio de 1912 Quimby voló en la tercera edición del encuentro anual de la aviación en Squantum, Massachusetts. A pesar de que había obtenido su certificado ACA que le permitía participar en los eventos de la ACA, la reunión de Boston fue un concurso donde no estuvo autorizada.

William Willard, el organizador del evento, volaba como pasajero con ella en su flamante monoplano Bleriot de dos asientos. A una altitud de 1,500 pies la aeronave cayó hacia delante inesperadamente por razones aún desconocidas. Tanto Willard como Quimby fueron expulsados de sus asientos, perdiendo la vida, mientras que el avión se deslizó hacia abajo y se precipitó en el barro.

Quimby falleció en julio del mismo año de su hazaña al cruzar el Canal de la Mancha.