Greta Tintin Eleonora Ernman Thunberg nació en Estocolmo el 3 de enero de 2003, más conocida como Greta Thunberg, es una activista medioambiental sueca, centrada en los riesgos planteados por el calentamiento global.

Se le diagnosticó síndrome de Asperger; trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH); trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y mutismo selectivo.

Es la mayor de las dos hijas de Malena Ernman, cantante de ópera que representó a Suecia en festivales musicales, y de Svante Thunberg, actor. Nieta del actor y director Olof Thunberg.

Greta Thunberg cumple hoy 18 años, aunque parece más joven aún.

Cambio climático

Cuando tenía once años, padeció de depresión y algo que le ayudó a superarla fue aprender sobre el cambio climático llegando a la conclusión de que no se estaba haciendo lo necesario para combatirlo. Llegó a dejar de comer para recibir el apoyo de sus padres, que dejaron de consumir carne y dejaron de viajar en avión para así reducir su huella de carbono.

Activismo

Tras las olas de calor y los incendios forestales en su país, el 20 de agosto de 2018, acababa de comenzar el noveno grado cuando Greta Thunberg decidió no asistir a la escuela hasta el 9 de septiembre de 2018, día de las elecciones generales en Suecia.

Tras las elecciones generales, continuó protestando los viernes atrayendo atención mediática y animando a estudiantes de todo el mundo para participar en huelgas estudiantiles. En diciembre de 2018, más de 20000 estudiantes habían realizado huelgas en al menos en 270 ciudades.

Se hizo muy famosa por iniciar estas huelgas por el movimiento climático que surgió a nivel mundial después de la conferencia COP24 en ese mismo año. António Guterres, secretario general de la ONU, dio su apoyo a estas huelgas escolares.

Greta Thunberg

Naciones Unidas

Thunberg se dirigió a la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático de la COP24 el 4 de diciembre de 2018 y también habló ante la asamblea plenaria el 12 de diciembre de 2018. Además, participó en una charla junto con representantes de la We Don’t Have Time Foundation, en la que habló sobre cómo comenzó la huelga escolar.

El 23 de enero de 2019, llegó invitada por el Foro de Davos (Suiza) para continuar con su campaña climática.

«¡Debemos comenzar a tratar la crisis climática como una crisis y a tomar medidas para detenerla!»

Reconocimientos

En noviembre de 2018, fue galardonada con la beca Fryshuset del Modelo Joven del Año; en diciembre de 2018, la revista Time nombró a Thunberg como uno de los 25 adolescentes más influyentes del mundo en 2018.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer fue proclamada la mujer más importante del año en Suecia en 2019. El 31 de marzo de 2019 recibió el premio a la Protección Climática Especial Goldene Kamera de Alemania; el 2 de abril de 2019 el Prix Liberté de Normadie, Francia, y el 12 de abril de 2019 compartió el Premio Fritt Ords de Noruega con la Organización Natur og Undon.

El 13 de marzo de 2019, tres miembros del parlamento noruego nominaron a Greta Thunberg como candidata al Premio Nobel de la Paz a finales de este año. En abril de 2019, la revista Time incluyó a Greta Thunberg como una de las 100 personas más influyentes de 2019.

Tuvo nominaciones consecutivas para el Premio Nobel de la Paz (2019, 2020 y 2021).

El 21 de julio de 2020, la activista sueca fue galardonada con el Premio Gulbenkian para la Humanidad, dotado con un millón de euros que pretende distinguir a personas u organizaciones que hayan destacado en la «mitigación y adaptación al cambio climático». Se impuso entre 136 candidaturas de 46 países y fue elegida con amplio consenso, según explicó en una nota el presidente del jurado del premio, el expresidente de Portugal Jorge Sampaio. Greta anunció la donación de la cantidad íntegra a fundaciones y proyectos que «luchan por un mundo sostenible».

El 24 de agosto de 2020, acabó su «año sabático» de la escuela cuando ella, junto con estudiantes de toda Suecia (que no asistieron a las escuelas debido al COVID-19) regresaron a las clases.

Discurso

El 25 de septiembre de 2019, triste y enfadada, Greta Thunberg impactó el lunes con furia en la sede de Naciones Unidas para recriminar a los líderes mundiales su inacción para revertir la crisis climática y para decirles que los jóvenes van a actuar. Inmediatamente después de su intervención presentó una queja oficial ante el Comité de Naciones Unidas para los Derechos del Niño, para protestar por la falta de acción de los gobiernos ante el calentamiento global.

 «No quiero que tengas esperanza, quiero que entres en pánico. Quiero que sientas el miedo que yo siento todos los días y luego quiero que actúes»