La gratitud es un valor al que muchas veces le restamos importancia, sin embargo, debería ser prioritario. La gratitud es más que solo palabras, por lo que deberíamos convertirla en una actitud cotidiana, más en estos tiempos difíciles que atravesamos.

Durante estos meses que hemos pasado en confinamiento seguro que la convivencia diaria con tu familia, a la que acostumbrabas ver pocas horas al día, a veces se torna un tanto complicada, o no. Sin embargo, hoy queremos invitarte a valorar el hecho de que estás aquí y ahora, leyendo esto, con comida, acceso a internet, pero sobre todo junto a personas que te quieren tal y como eres.

Después de la pandemia que enfrentamos y luego de toda la injusticia, violencia, desigualdad, racismo y pobreza que existe en el mundo, en #SerUniversitario creemos que es necesario sentirnos agradecidos con lo que tenemos.

Hoy te invitamos a reflexionar y te compartimos algunas sugerencias para incorporar la gratitud dentro de  tu familia.

1) Predica con el ejemplo, siempre es el primer paso cuando se quiere contagiar a los demás de alguna actitud.

2) Enséñale a los más pequeños que el acto de agradecer es gratuito y no se debe esperar nada a cambio.

3) La gratitud no es solo dar las gracias por algo material, pues los buenos gestos también son aquellos que provienen del corazón, e incluso suelen ser más valiosos.

4) Sé agradecida (o) contigo misma (o) y siente orgullo por tus logros diarios.

5) La gratitud no solo se muestra con palabras: un abrazo, un beso, un gesto y una sonrisa también son maneras de hacerlo.

TIP. Bríndale responsabilidades a los pequeños, para que cuando las cumplan y se les agradezca sientan satisfacción consigo mismos.

Cuídate, cuida a tus seres queridos y no olvides dar las gracias hoy.