Una nueva investigación afirma que tener sexo con frecuencia favorece a la buena salud de tu cerebro, incluso podría evitar enfermedades como el Alzheimer 

El sexo ayuda a regenerar las neuronas: estudio.(Pexels)
El sexo ayuda a regenerar las neuronas: estudio. | Pexels

Si te habías sentido culpable o de malas por no tener sexo (a todas nos ha pasado) ahora tenemos un motivo más para disfrutar del placer con la pareja o a solas y ¡te va a encantar! Estudio asegura que el sexo ayuda a regenerar las neuronas. 

Ya hemos hablado mucho sobre los beneficios del sexo en el organismo y la forma en que esta actividad refuerza el vínculo con tu pareja, pero ahora podemos sumar otro de sus beneficios y antes de probarle, te contamos todos los detalles. 

Si bien, con la edad llegan varios cambios, uno de los que más nos ha preocupado es la forma en que nuestra mente se va deteriorando, es aquí donde el sexo con frecuencia podría hacer una gran diferencia, el truco estaría en empatar nuestro deseo sexual con visitas al médico para no impedir que ocurran las relaciones sexuales y así cuidar de nuestro cerebro.

LA INVESTIGACIÓN

Fue un equipo del Departamento de Psicología de la Universidad de Maryland quien analizó la relación entre las relaciones sexuales y la salud de nuestras neuronas en la edad adulta. Se encontró que la experiencia sexual puede restaurar el declive de la neurogénesis, es decir, favorece el nacimiento de nuevas neuronas, además de las funciones del hipocampo.

Por si no lo sabías, el deterioro del hipocampo se ha relacionado con padecimientos como el Alzheimer, por lo que este podría ser un gran descubrimiento y una razón más para evitar que la rutina acabe con nuestra vida sexual.

El estudio demostró que con prácticas gratificantes como la práctica sexual y por supuesto, los orgasmos, se estimulaba la producción de nuevas neuronas además de desencadenar mejores funciones cognitivas. Lo más curioso es que para llegar a este resultado también se requería que la actividad sexual fuera prolongada…¿alguien dijo juego previo? 

La doctora Cristina Fernández, neuróloga, confirmó la relación entre las actividades sexuales y las funciones de nuestro cerebro declarando:

«Algunos estudios poblacionales han evidenciado una asociación entre la existencia de actividad sexual y un mejor rendimiento en determinadas funciones cognitivas”.

ESTA NO ES LA ÚNICA EVIDENCIA CIENTÍFICA

La Dra, Fernández reveló que los beneficios de una vida sexual satisfactoria también tenían implicaciones psicosociales y emocionales, por lo que de forma general mejoraban la calidad de vida de la persona. 

Un estudio realizado por separado, analizó la condición de las funciones de memoria en personas de entre 50 y 89 años de edad sexualmente activas e inactivas. Se encontró que quienes tenían un menor rendimiento de su memoria también tenían un menor índice de actividad sexual

Aún así, los estudios en la materia continuarán.

Recordemos también que durante el sexo se liberan endorfinas, oxitocina y  vasopresina, con lo que aumenta la producción de anticuerpos y se favorece el sistema inmune. 

Sobre el tema, Agustina rico Zampetti, psicóloga clínica y Marisa Cabán, fisioterapeuta especialista en psiconeuroinmunología revelaron que se había confirmado que mediante el sexo se activaban diversas zonas del cerebro, con lo que aumentaba el nivel de riego sanguíneo y la conectividad entre diferentes áreas cerebrales. 

El sexo también se considera un ejercicio aeróbico, por lo que en él se libera el factor neurotrófico, una sustancia que permite mejores funciones cerebrales a corto y largo plazo. Los especialistas señalan que la sexualidad ha dejado de verse desde una perspectiva reproductiva, sino que también se considera un factor importante en la calidad de vida. 

La sexualidad contempla aspectos físicos, emocionales y psicosociales. El sexo frecuente puede ayudarnos a experimentar menos ansiedad, miedo, mayor tranquilidad e incluso seguridad, además, aumentan las sensaciones placenteras de unión y felicidad. 

Las expertas explicaron también que el sexo “influye sobre diversos aspectos como el estado de salud, la autoestima, la autopercepción, la comunicación y el nivel de intimidad con la pareja, y todo ello influye en los pensamientos, sentimientos y emociones que experimentamos. En definitiva, el estado de ánimo que tenemos y el que determina cómo nos relacionarnos con nuestro entorno”.

Un aspecto clave es que no debemos de privarnos de la sexualidad en la tercera edad, pues muchos consideran que sin penetración no hay sexo y no es así. La sexualidad no debe ser un tema exclusivo de la juventud y si ahora sabemos que ayudará a nuestras funciones cognitivas, con más razón.

FUENTE: SOY CARMÍN