En 1886, en los Estados Unidos, fueron ejecutados varios trabajadores luego de realizar una serie de huelgas en reclamo de mejores condiciones laborales.

Después de 134 años, el mundo recuerda aquel histórico suceso, pero de una forma distinta, dentro de una pandemia por coronavirus, que ya cobró más de 234 mil vidas alrededor del mundo.

El 1 de mayo de cada año se conmemora el Día Internacional del Trabajador como homenaje a los «Mártires de Chicago”, un grupo de sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en 1886 en los Estados Unidos por realizar un reclamo laboral.

Estos trabajadores demandaban la reducción de la jornada laboral a ocho horas, pues solían trabajar hasta 16 horas diarias.

Ante la presión de los paros, en 1968 el presidente estadounidense Andrew Johnson promulgó una ley que establecía las ocho horas de trabajo diario; sin embargo, el sector empresarial de algunas ciudades decidió no acatarla, por lo que los trabajadores de la ciudad industrial de Chicago iniciaron una huelga el 1 de mayo.

El movimiento fue liderado por Albert Pearsons y logró reunir a más de 80 mil trabajadores. Este acto fue calificado como “indignante e irrespetuoso” y como un “delirio de lunáticos poco patriotas”.

Todo este conflicto consiguió extenderse a otras ciudades y terminó parando más de 400.000 obreros en 5.000 huelgas simultáneas. Tanto el Gobierno como el sector empresarial creyeron que estaban ante el inicio de una revolución anarquista.

La fábrica McCormik de Chicago no reconoció la victoria de los trabajadores y fue por eso que el 1 de mayo la Policía disparó contra los manifestantes en las puertas de la empresa.

En días siguientes murieron más trabajadores hasta que durante el cuarto día estalló una bomba contra las fuerzas policiales en un suceso conocido como “El atentado de Haymarket”.

El 21 de junio comenzó el juicio a 31 obreros acusados de haber sido los promotores del conflicto: dos de ellos fueron condenados a cadena perpetua, uno a 15 años de trabajos forzados y cinco a la muerte en la horca.

Mártires de Chicago.

Fue así como estas ocho personas se convirtieron en los «Mártires de Chicago” y en su conmemoración se declaró que cada 1 de mayo se reconocería como el Día Internacional del Trabajador.

Con información de El Diario.