La regla de oro es que las proteínas de origen animal deben ser la base de nuestra alimentación y no deben combinarse con carbohidratos

La vida moderna suele ser estresante; con frecuencia no se tiene tiempo para pensar en la salud y en la buena alimentación que por supuesto es clave para mantenerse saludable. Pero en realidad, el comer de forma adecuada no tiene por qué ser complicado ni demandar tiempo, es sólo cuestión de observar algunas reglas simples, comenta el médico naturópata Jorge Reskala.

Te compartimos estas las reglas básicas de la alimentación:

Primera regla: Debemos tener presente que el alimento principal para soportar la estresante vida moderna, es la proteína de origen animal: carne de res, pollo, pescado, huevo.

Únicamente la proteína animal nos puede proporcionar el grado de energía y de nutrientes a nivel celular para rendir en cuento a actividad física y mejorar la concentración mental. Cerdo y mariscos no deben consumirse ya que generan toxinas.

La alimentación saludable

Segunda regla. Hay que mantener un correcto orden alimenticio, eso quiere decir que no se debe combinar la proteína con lácteos ni carbohidrato alguno.

La combinación de estos alimentos no sólo provoca una digestión lenta y pesada sino que además no permite una correcta asimilación y aprovechamiento de todos los grandes nutrientes de la proteína animal como los aminoácidos. 

Tercera regla: Si queremos consumir algún carbohidrato natural como algunas verduras almidonadas de sabor dulce como la zanahoria, el chayote o la papa, hay que esperara al menos dos horas luego de haber comido la proteina. Es decir, debe haber dos horas de separación entre el consumo de proteína y carbohidrato, pero ¡cuidado!, estamos hablando de carbohidrato natural.  

Elegir bien los alimentos

Cuarta regla: Los carbohidratos procesados como el pan y las pastas, las azúcares y los lácteos de vaca deben ser eliminados de la dieta cotidiana, entendiendo por dieta no un régimen prohibitivo, sino una manera ordenada y saludable de comer respetando las leyes biológicas del cuerpo.  Esto es fundamental para tener un intestino sano. 

Quinta regla: Es conveniente incluir bebidas fermentadas y reposadas como el vino tinto en nuestra dieta cotidiana; una o dos copas por día.  

El vino tinto fortalece el sistema cardiovascular ya que contiene polifenoles que fortalecen el músculo cardiaco, reveratrol que es un reestructurante celular, bioflavonoides que fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos a la vez que les proporcionan flexibilidad, así como otros antioxidantes que mejoran la oxigenación arterial y venosa.

Facebook: Biaani

Instagram: @biaanimexico

Twitter: @DrReskala

Mail: info@biaanimexico.com

Con información del Dr. Reskala