Argentina recuerda hoy a una de sus escritoras más prolíferas: la poetisa y autora del modernismo argentino Alfonsina Storni (1892-1938), en el 128 aniversario de su natalicio.

Storni defendió con su pluma los derechos de las mujeres y fue fiel defensora de la igualdad de género en una etapa muy compleja y difícil, con unas limitaciones sociales que marcarían su vida para siempre.

A 128 años de su nacimiento, en Argentina existen muchos lugares que recuerdan y reconocen su legado, desde calles con su nombre, hasta instituciones, lugares o espacios como la sala permanente dedicada a su figura en cada edición de la feria internacional del libro de Buenos Aires.

Tao-Lao, Alfonsina, dos de los seudónimos que utilizó, nació en Suiza el 29 de mayo de 1892, sin embargo, desde pequeña emigró a la ciudad argentina de Rosario, junto a su familia.

Aunque dio sus primeros pasos en la escritura muy joven, su trabajo comenzó a salir a la luz en la revista Caras y Caretas de Buenos Aires, pero debió mantener un empleo paralelo que le facilitara el mantenimiento económico, por lo que gracias a su talento, a los 27 años, ya tenia seis historias cortas, dos novelas y una serie de ensayos.

Con la obra Languidez en 1920 ganó el primer Premio Municipal de Poesía y el segundo Premio Nacional de Literatura.

Además de su trabajo en la escritura, fue una destacada activista en materia de derechos de la mujer desde los 16 años, cuando integró el Comité Feminista de Santa Fe, y fue líder de la Asociación pro Derechos de la Mujer.

Presa de un dolor insoportable por un cáncer de mama, en la madrugada del 25 de octubre de 1938, se dirigió al Club Argentino de Mujeres y desde allí, en la ciudad de Mar del Plata, se arrojó al mar desde uno de sus espigones, a los 46 años.

Con información de Prensa Latina.