Alan Mathison Turing nacio en Londres en 1912. Fue un Matemático británico. Pasó sus primeros trece años en la India, donde su padre trabajaba en la Administración colonial.

En 1936, publicó el artículo «On computable numbers, with an application to the Entscheidungsproblem» en el que introduce el concepto de algoritmo y de máquina de Turing. Este artículo da respuesta (negativa) al problema de la decisión formulada por Hilbert en 1900, probando que existen problemas sin solución algorítmica y es uno de los cimientos más importantes de la teoría de la computación.

En septiembre de 1936, Turing ingresó en la universidad de Princeton (EE.UU). Su artículo atrajo la atención de uno de los científicos más destacados de la época, John von Neumann, quien le ofreció una beca en el Instituto de Estudios Avanzados. Turing obtuvo su doctorado en matemáticas en 1938. Tras su graduación, von Neumann le ofreció una plaza como su asistente, pero Turing rechazó la oferta y volvió a Inglaterra, en donde vivió de una beca universitaria mientras estudiaba filosofía de las matemáticas entre 1938 y 1939.

En 1939, con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Turing fue reclutado por el ejército británico para descifrar los códigos emitidos por la máquina Enigma utilizada por los alemanes. En el deseo de obtener mejores máquinas descifradoras, se comenzó a construir la primera computadora electrónica, llamada Colossus, bajo la supervisión de Turing y la primera empezó a operar en 1943. Por su trabajo en el Colossus, Turing recibió la Orden del Imperio Británico en 1946.

Turing se adelantó al proyecto de construcción de un ordenador de acuerdo con la arquitectura de von Neumann.

Otro de los campos de investigación de Turing fue la inteligencia artificial, se puede decir que esta disciplina nació a partir del artículo titulado «Computing Machinery and Inteligence». Turing propuso un método llamado el test de Turing para determinar si las máquinas podrían tener la capacidad de pensar.

Tras la II Guerra Mundial, en la que ayudó a descifrar el código Enigma de los mensajes en clave de los nazis, Turing creó uno de los primeros ordenadores como los actuales, que además de digital era programable: podía usarse para muchas cosas con solo cambiar el programa.

Su máquina pronto quedó obsoleta, como pasa ahora pero él creía que los ordenadores sí podrían llegar a pensar y con el programa adecuado, hacer cosas como chatear sin que pudiéramos ser capaces de distinguir si es una persona o un ordenador.

Todavía nadie ha conseguido crear un programa que supere esa prueba, el test de Turing. Con 40 años él había abierto el campo de la Inteligencia Artificial pero en 1952, en la cumbre de su carrera científica, fue arrestado y condenado por mantener relaciones homosexuales. Negándosele el acceso a su centro de trabajo y condenándolo.

Para evitar ir a la cárcel, eligió someterse a un tratamiento para invertir sus impulsos naturales, aun sabiendo que no era algo lógico. Dos años más tarde de iniciar esa supuesta cura por castración química, Alan Turing tomó una decisión mucho más compleja, se suicidó el 7 de junio de 1954.

Desde entonces numerosos homenajes han reivindicado la carrera y aportes, por parte de sus colegas, que desde 1966 conceden el premio Turing, un equivalente al Nobel de Informática en su honor.

Las reticencias políticas y la complejidad de los trámites retrasaron las medidas para restablecer el honor de Turing. Unos años después del centenario de su nacimiento llegaría el indulto real con el propósito de que se le recuerde por sus contribuciones durante la guerra y no por su posterior condena. Fue una medida simbólica y excepcional, pues los indultos sólo se suelen conceder si el condenado es técnicamente inocente.

Así, el decreto real de Isabel II puso en marcha otro proceso: en febrero de 2015 la familia de Turing pidió el indulto póstumo para los otros casi 50,000 hombres condenados en Gran Bretaña por su homosexualidad, que fue un crimen en ese país desde 1885 hasta 1967.

A pesar de los numerosos reconocimientos y acciones para reivindicar los aportes de Turing, la historia de su país tiene una deuda con esta gran mente que realizó aportes que siguen teniendo uso hoy en día.

Si quieres saber más sobre este personaje, te recomendamos ver El código Enigma que es una película basada en su vida y en la carrera contra reloj para resolver los códigos de la Alemania Nazi.

Con información de biografías y vida.